• ecumenicalwomen

CSW63 Morning Devotion led by Rev. Ofelia Dávila Llimpe.

Written by Rev. Ofelia Dávila Llimpe (Lutheran Church of Peru)


Reflexión:


Mateo 20:1-16


La parábola de las personas trabajadoras del viñedo nos ofrece una ilustración de un principio diferente sobre el reino de los cielos en donde algunos de los trabajadores del viñedo no están de acuerdo con el pago recibido y es a ellos que el personaje principal el propietario de la viña le responde argumentándole que ha hecho un pago justo, porque ese fue al trato inicial entre ambos. cuando le dice: “Amigo no te estoy haciendo ninguna injusticia”, eso fue lo que acordamos.


En el Antiguo Testamento la viña es un símbolo para Israel, el pueblo de Dios (ver Is 5:1-7; Jer 12:10). La analogía de la parábola sugiere entonces que Dios necesita gente para trabajar en su viña. La paga acordada era lo normal para un día de trabajo: un denario. Los obreros no se quejan porque la paga es justa.


Cuál es la injusticia en este texto?


Si nos acercamos al texto desde el punto de vista de quien reclama por un trato justo en relación al pago, por supuesto diremos; que se está cometiendo una injusticia. Porque no es justo que alguien que trabajo todo el día reciba lo mismo que quien trabajo menos horas. Diremos esto es injusto.


Podríamos argumentar con ejemplos de vida de nosotras o de mujeres en nuestras comunidades. Donde muchas mujeres trabajan fuera de casa y al retornar a sus casa siguen trabajando ellas no tienen un horario de entrada o salida. Porque como mujeres muchas de nosotras hemos sido educadas y formadas por una sociedad patriarcal y en ese rol nos enseñaron que debemos estar atentas ante cualquier necesidad que surge en casa para ver cómo solucionarlo ya sea como: esposa, madre, hermana, tía, o abuela. Este sigue siendo una imagen constante para muchas mujeres, madres, abuelas, hijas en nuestros países, hay voces que se levantan y decimos esto es injusto. Pero si avanzamos un poco más en nuestra reflexión diremos que es el reino de los cielos y como entendemos el reino donde cada uno y una llega en diferente tiempo y el dueño de la viña te sigue ofreciendo el mismo pago.


Qué nos enseña la parábola sobre Dios?


La Parábola nos enseña que el reino de los cielos está teniendo lugar desde hace tiempo y sigue teniendo lugar ahora, en donde Dios muestra su bondad en el pago. Pero nos recuerda que el reino de los cielos necesita ser compartido como la buena nueva a cada persona y que estas señales del reino se dan buscando entre nosotros tener un trato digno, una vida plena y en abundancia, como nos recuerda Jn.10:10. Para ello es importante acudir al llamado ir al encuentro y caminar junto a las demás personas. Si vemos el pago a sus trabajadores veremos la infinita bondad de Dios. Cuando entendemos las enseñanzas de Jesús sobre que es el reino de los cielos, entendemos que Dios nos llama a vivir en libertad cristiana, teniendo igualdad en mis derechos y respetando los derechos de los demás, recibiendo y brindando un trato digno como ser humanos que me conduzca en la vida con respeto y tolerancia hacia las demás personas. Nos damos cuenta que hay un llamado real y tenemos la libertad de aceptar o no el llamado.


Cuál es nuestro llamado y Qué nos enseña la historia?


El llamado de Dios a cada mujer y hombre entender su gracia es importante cuando abrazamos la fe en Jesucristo liberador, este llamado es una constante, y hoy acudimos a ese llamado y por ello estamos aquí en la 63 sesión tratando de compartir con la sociedad que la situación actual de las mujeres y niñas siguen siendo vulnerados en sus derechos y hay mucho por realizar en nuestros países de origen, hay mucho por realizar en nosotras mismas, alguien me decía hay que cambiar el chip, por supuesto que sí que hay cambiar el chip en toda la sociedad. Hay mucho por hacer en relación a los derechos de las mujeres a los derechos de niños y niñas, a los derechos laborales de las mujeres y mientras existan situaciones de injusticia en las relaciones humanas, mientras en la viña existan relaciones de desigualdad en cuanto a lo económico, lo social, lo racial y de género, que afecte a los seres humanos en su integridad Dios nos seguirá llamando.


Dios Sigue llamándonos para trabajar en el viñedo, porque es importante anunciar y compartir el mensaje del Reino de Dios en medio de nuestra sociedad, de nuestros pueblos es importante que vivamos en un ambiente digno y saludable, buscando desde todos los organismos de la sociedad re-construir una sociedad con Justicia y trato igual entre hombres y mujeres, entre niños, niñas y ancianos, ancianas.


Que la divina sabiduría que inspiró a Mujeres que nos precedieron, quienes abrazaron el llamado para cambiar sus situaciones injustas dentro de casa y en la sociedad y lograron cambios significativos en sus vidas y en la sociedad especialmente en cuanto a los derechos laborales, de salud y otros. Sean también la inspiración para nosotras y nosotros que nos sumamos a este caminar por la igualdad en los derechos de las mujeres en todos los espacios de la sociedad, hoy y participamos en esta 63 Sesión de Mujeres de la ONU. Confiando en que la divina sabiduría nos mueva y motive a responder al llamado de Dios, podamos compartir los avances que se dan en nuestras comunidades, países y en medio de nosotros y nosotras.


Pra. Ofelia Dávila Llimpe.

Pastora de la Iglesia Luterana del Perú.

Marzo 2019.

7 views
 

©2019 by Ecumenical Women at the UN. Proudly created with Wix.com